Make your own free website on Tripod.com

EL DIPLOMADO EN ENFERMERÍA
EN EL LABORATORIO DE ANÁLISIS CLÍNICOS
HACIA UNA MAYOR RELEVANCIA Y RESPONSABILIDAD

(Extracto de la Editorial publicada en Enfermería Clínica, vol. 4 núm 1 páginas 1-2, enero-febrero 1994)

 

Enfermería, entendiéndose como tal al Diplomado en Enfermería (DE) o anteriormente al A.T.S., ha estado y está presente en todas las vertientes del mundo sanitario, desde las posiciones asistenciales, tanto en atención primaria u hospitalaria, a las docentes, investigadoras o de administración y dirección. Uno de los campos asistenciales que a su vez tienen mayores connotaciones investigadoras son los Análisis Clínicos, especialidad olvidada en los tiempos actuales, pero donde no debemos olvidar que el papel que debe jugar enfermería en ella es fundamental y básico para conseguir, mediante el correcto estudio de las muestras clínicas, que va desde el momento de la obtención de la misma, a su proceso, hasta su salida del laboratorio en modo de resultado, el equilibrio bio-psico-social del usuario.

Ya en el año 1953 se expedían Diplomas de Laboratorio y en 1971 se creaba la Especialidad de Análisis Clínicos para A.T.S., la cual se incluía dentro de la de Cuidados Especiales con la creación del DE. En sus planes de estudio forman parte ramas de los Análisis Clínicos cómo la bioquímica, la hematología, la genética, la inmunología, la microbiología, todas ellas de una importancia capital en los tiempos actuales, debido al desarrollo tecnológico, la evolución de las terapias inmunosupresoras, el auge de los trasplantes de órganos y tejidos, la aparición de nuevas enfermedades infecciosas, todo ello hace que la labor de los laboratorios sea tan importante y necesaria, como también debe serlo el personal al cargo de los mismos, y por ello no debemos olvidar que la enfermera es el profesional sanitario no licenciado que ofrece mayor confianza, debido a su formación universitaria, a su instrucción teórico-practica en las Escuelas Universitarias de Enfermería, por el sentido del deber, entrega y profesionalidad propias de enfermería. Este papel es fruto de la progresiva necesidad de contar con profesionales sanitarios preparados para afrontar las técnicas diagnósticas que se emplean en los laboratorios, sin olvidar la manipulación y la obtención de las muestras clínicas directamente del paciente, colaboración en estudios de investigación y la necesidad cada vez más acusada de estudios epidemiológicos precisos.

La enfermera en el laboratorio se encargará de la obtención de las muestras clínicas, el principal factor de error en el diagnóstico de laboratorio por su mala recogida, de la información al usuario, de la realización de estudios epidemiológicos que puedan iniciar lineas de investigación propia de enfermería, valoración de resultados, colaboración con el facultativo en investigación, formará a los futuros DE, a los futuros D.E. Especialistas en Análisis Clínicos y a sus propios compañeros en cursos de formación continuada o de post-grado. Todo ello complementado con tareas de administración como en el resto de unidades de enfermería.

Por todo ello, el DE debe obtener un papel más destacado y relevante dentro de los laboratorios de Análisis Clínicos, dotándosele de mayor responsabilidad, para lo que está plenamente capacitada. De este modo médicos y demás licenciados podrían dedicar su tiempo a tareas investigadoras y de seguimiento de casos clínicos, sin tener que dedicar toda su atención a las tareas asistenciales que ya estarían cubiertas por enfermería. La enfermera debe profundizar en campos de investigación y desarrollo de nuevas técnicas analíticas, valorando sus resultados, elaborando informes que indiquen su posible viabilidad en la utilización rutinaria. Asimismo destacar otra vez el importante papel a jugar en la obtención de las muestras clínicas, dándole al paciente el calor humano que necesita, y que solo enfermería puede darle, desde la más sencilla extracción de sangre, hasta la más difícil o traumática obtención en la cabecera del enfermo. Todo ello, no nos cabe duda, repercutiría enormemente en la mejora de la calidad asistencial y en la buena marcha hospitalaria.

Albert Cortés Borra, Octavi Martínez Cuevas y José Saura Vera
Diplomados en Enfermería
C.S.U. Vall d'Hebron.
Servicio de Microbiología y Parasitología.
Barcelona.